Email: contact@makerojavagreenagain.org

Make Rojava Green Again

Recent news about the campaign!
03
Aug

Reber Apo es un Permaculturalista – Permacultura y transformación política en el noreste de Siria

Si Reber Apo, el líder encarcelado del movimiento de liberación kurdo, fuera jardinero, esperaría que su jardín fuera colorido y salvaje, desparramándose más allá de sus fronteras, una gloriosa mezcla de verduras, árboles, flores y vides. Basándome en sus escritos sobre la transformación política, me lo imagino como un permaculturalista, creando jardines basados en la sabiduría de la naturaleza. La permacultura es un sistema de diseño que se esfuerza por hacer que los espacios ecológicos sean sostenibles y productivos. Pero el enfoque también está orientado a otros tipos de diseño, ya sea arquitectura, urbanismo, estructuras organizativas o incluso sistemas políticos. La palabra proviene de una combinación de “permanente” y “cultura”, por lo que lo más fundamental es el intento de desarrollar una cultura de permanencia. En este caso, permanente no significa estático -como la naturaleza, el sistema debe crecer y desarrollarse a medida que responde a los cambios internos y externos-, sino que es permanente en el sentido de que no está orientado a la autodestrucción de la manera en que tienden a ser nuestros sistemas agrícolas actuales.

La permacultura tiene un enfoque centrado en los valores, por lo que la ética del “cuidado de la tierra, el cuidado de las personas y la repartición justa” ocupa el centro, y a partir de ahí, los resultados productivos y sostenibles dan forma a la forma. La permacultura es un sistema holístico – insiste en que no sólo consideremos los componentes de un diseño, sino también las relaciones entre ellos, y cómo se unen para crear un todo. Un jardín de permacultura pretende inspirarse en la forma en que los sistemas ecológicos se sostienen en la naturaleza, con el dicho “piensa como un bosque, actúa como un prado” que da una visión poética del enfoque de la permacultura. Los bosques y los prados son ecosistemas que sostienen una asombrosa diversidad de vida dentro de un “circuito cerrado” y un sistema resistente. No requieren fertilizantes externos, pesticidas químicos ni sistemas de riego artificial. Y, sin embargo, mantienen un número impresionante de especies de plantas y animales, además de un sinnúmero de hongos, bacterias y microorganismos en el suelo que también son cruciales para mantener el sistema saludable. Un jardín de permacultura trataría de replicar estos modelos y relaciones. En lugar de cultivar plantas en filas aisladas, un jardín de permacultura agruparía las plantas para que puedan trabajar colectivamente. Un ejemplo clásico- extraído del conocimiento indígena – es el modelo de plantación de las “tres hermanas”. El maíz, los frijoles trepadores y la calabaza se cultivan juntos, de modo que la calabaza cubre el suelo para mantener la humedad en el suelo, los frijoles trepadores ponen nutrientes en el suelo que las otras plantas necesitan, y el maíz proporciona una estructura trepadora para los frijoles. Si se planta de esta manera, este huerto preserva la calidad del suelo, reduce la necesidad de agua y mejora la cosecha, por lo que es sostenible y eficiente. Este es uno de los muchos enfoques que la permacultura aprovecha a través de sus doce principios, que abarcan conceptos como “no producir residuos”, “diversidad de uso y valor”, “utilizar creativamente y responder al cambio” y “diseñar desde el diseño hasta el detalle”.

Al dar el salto de los jardines a los enfoques revolucionarios en la organización política, podemos ver muchos paralelismos útiles que nos muestran cómo construir movimientos, organizaciones y comunidades que sean productivos, sostenibles y holísticos. Pero antes de explorar las compatibilidades de la permacultura y la transformación política, veamos por qué tiene sentido hacerlo.

Ya se ha mencionado una razón: la permacultura adopta un enfoque holístico para desarrollar estrategias y soluciones, y contar con un marco coherente es crucial para tener una estrategia política eficaz. Esta es una fuerza de la ideología de la liberación kurda tal como la formó Reber Apo y, más recientemente, el Nuevo Paradigma. Ya adopta un enfoque ideológico holístico, reconociendo la interconexión entre el patriarcado, el capitalismo, el Estado y la destrucción ecológica. En Occidente, con demasiada frecuencia nos peleamos entre temas, sin desarrollar o expresar una ideología coherente que destaque y desafíe eficazmente las causas estructurales de aquello contra lo que estamos luchando.

La permacultura es también una herramienta útil para desarrollar una nueva forma de hacer política, menos moldeada por las relaciones dominantes que han caracterizado a la política desde el surgimiento del Estado. El patriarcado y el capitalismo promulgan relaciones dominantes entre las personas, al mismo tiempo que establecen una relación dominante con el medio ambiente. Así que la forma en que nos relacionamos entre nosotros es inextricable de cómo nos relacionamos con la naturaleza, y podemos buscar en la naturaleza un enfoque diferente. Una nueva forma de hacer política significa hacer política a la manera de las mujeres (una forma que rechaza los enfoques patriarcales) y de una manera ecológica, y la permacultura puede arrojar algo de luz sobre cómo podría ser una forma ecológica de hacer política.

La transformación política que se ha producido a través de la Revolución Rojava en el noreste de Siria reconoce la importancia de este cambio de mentalidad, por lo que resulta especialmente interesante analizar el movimiento desde la lente de la permacultura. Un principio de la permacultura que invita a análisis interesantes es “utilizar creativamente y responder al cambio”, que a veces se conceptualiza como “el problema es la solución”. Este principio tiene como objetivo comunicar que a veces, cuando las cosas no van como deberían, la solución se encuentra dentro del problema. El ejemplo más famoso es que si tu jardín es invadido por babosas, en lugar de invertir en pesticidas químicos o pasar horas arrancando babosas de las hojas de lechuga, podrías introducir algunos patos en tu jardín. Los patos comerán con gusto las babosas y producirán huevos deliciosos y fertilizantes saludables para el jardín. Desde el punto de vista político, “utilizar creativamente y responder al cambio” puede significar cualquier cosa, desde rediseñar los eslóganes virales de la derecha con nuestro propio mensaje (“Make Rojava Green Again” puede ser un ejemplo de ello) hasta utilizar el caos y el colapso de los sistemas políticos y económicos actuales como una oportunidad para organizar y crear resistencia. También se trata de ser capaz de ver las cosas de manera no convencional. Un ejemplo interesante de esto es el nuevo paradigma del movimiento de liberación kurdo. Durante mucho tiempo la respuesta al “problema kurdo” fue asumida como un estado kurdo. Pero a través del nuevo paradigma, el problema en sí mismo se convierte en la solución – la apatridia es la respuesta a cómo construir un sistema político verdaderamente liberado.

La permacultura también nos enseña a “usar y valorar los márgenes y los bordes” y a “usar y valorar la diversidad”. En el jardín, esto significa utilizar técnicas de policultivo, como el modelo de plantación de las “tres hermanas” descrito anteriormente. Reconoce que el monocultivo, es decir, tener un solo tipo de planta, no existe en la naturaleza o es un síntoma de un sistema desequilibrado. Además, podemos observar que los espacios entre sistemas -los “márgenes y bordes”- son zonas de gran diversidad y productividad. Esto incluye espacios como las pozas de marea o las orillas de los ríos, donde se desarrollan y florecen formas de vida únicas. Estos principios son relevantes para la organización política de muchas maneras que se engloban en el confederalismo democrático. La modernidad democrática abarca la diversidad y la pluralidad, rechazando las tendencias hegemónicas y fascistas de la modernidad capitalista y el sistema estatal. En la política, abrazamos las fronteras a través de la organización como y junto a las comunidades marginadas. El movimiento de liberación kurdo también nos enseña a no centrar toda nuestra energía en el centro del poder -el Estado y las corporaciones-, sino a construir el poder alrededor de las fronteras, en la sociedad y en los lugares donde el Estado no tiene el monopolio del poder. De esta manera se puede hacer crecer la revolución en terreno fértil, con muchas voces alimentándose en el proceso y abrazando la diversidad que le dará sostenibilidad a un sistema revolucionario.

Un sistema verdaderamente sostenible es capaz de absorber y trabajar con el cambio, permaneciendo fiel a los valores del corazón del sistema mientras ajusta los métodos. El principio de permacultura que describe este enfoque es “aplicar la autorregulación y aceptar las críticas”. En pocas palabras, esto significa no tomar más de lo que necesita, ser consciente de los impactos de sus acciones en el mundo que le rodea y reajustar continuamente su enfoque para asegurarse de que está alineado con los valores que constituyen el núcleo de su trabajo. No hace falta mucho esfuerzo para ver cómo se aplica esto a la ecología y a la política por igual. Este concepto está englobado en el enfoque zapatista de “preguntamos caminando”, que resume cómo la revolución es un proceso continuo que requiere una constante reflexión, cuestionamiento y reajuste de nuestro camino. Tekmil, la práctica de crítica y autocrítica del movimiento de liberación kurdo, también es crucial en este proceso. A través de la crítica y la evaluación de nuestro trabajo, nos aseguramos de mantenernos en el buen camino y de ser lo más eficaces posible. Ejemplos de ello son las recientes acciones de la Administración Autónoma para ajustar el papel del Tev Dem para apoyar a las comunas de barrio a trabajar de manera realmente democrática, así como los cambios del Comité de Economía para fortalecer la naturaleza colectiva de las cooperativas, en lugar de actuar de forma demasiado parecida a las iniciativas privadas.

Desmantelando el límite entre los ámbitos políticos y ecológicos, podemos fortalecer nuestra capacidad para construir movimientos que sean resistentes, dinámicos y eficaces. El confederalismo democrático y el movimiento de liberación kurdo tienen una afinidad natural con el pensamiento ecológico, por lo que no es de extrañar que el nuevo paradigma sitúe la sostenibilidad ecológica como uno de los tres pilares básicos de un enfoque revolucionario. Dado que los valores ecológicos del corazón de la revolución se aplican a la realidad del noreste de Siria, la permacultura puede ser una herramienta útil para enmarcar el enfoque ambiental. Por el contrario, los movimientos políticos occidentales luchan por integrar de manera significativa la sostenibilidad en movimientos políticos más amplios, y las campañas ecológicas a menudo adoptan un enfoque altamente técnico y centrado en el estado. A través de entretejer un enfoque de permacultura en nuestra organización política, podemos desarrollar una política más holística y coherente. Podemos alimentar una revolución que se basa en la mutualidad y la diversidad, que nos permite vivir libremente unos con otros y con la naturaleza.

Para obtener más información sobre permacultura, consulte:

http://www.labofii.net/docs/13attitudes.pdf

https://permacultureprinciples.com/

Leave a Reply

You are donating to : Make Rojava Green Again

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
Loading...